Odontología Preventiva y de Mínima Intervención

Para prevenir cualquier enfermedad en el medio oral, hay que hacer controles periódicos, en promedio cada 6 meses, pero puede ser más frecuente dependiendo de cada paciente y de sus hábitos de higiene.
La odontología preventiva debería iniciarse al erupcionar el primer diente del bebé y su objetivo es promover, mantener y restaurar la salud oral de todos los pacientes. Para esto hacemos instrucción de higiene oral, aplicación de flúor, sellantes, asesoría en dieta, entre otras medidas.